Miedo a la hoja en blanco

Sin duda, el Fredy Kruger de las pesadillas de muchos creativos puede llegar a ser una simple hoja en blanco. Sin sombrero, sin garras, sin jersey de rayas.  Solo una hoja inexpresiva que te hace sudar.

Seguir leyendo

Schhhh. Humor sin palabras.

Es fácil aventurarse a afirmar que el primer gag de la historia (posiblemente en la prehistoria) no fue basado en la palabra, sino que fue mudo u onomatopéyico. Aclarando que onomatopeya no es ninguna civilización remota a orillas del Eufrates.

Seguir leyendo

¿Y Si…?

Los “Y sis” son la base de cualquier proceso creativo. No confundir los “y sis” con el ISIS, que suele ser menos original y nada creativo en sus actos.

Seguir leyendo

Comedia Cantada (VO)

Ya nos recordaba el otrora revientataquillas Mariano Ozores en su “Cristóbal Colón, de oficio... descubridor” que, desde la época de los reyes católicos, la canción humorística en cristiano no ha tenido nada que envidiar a  los que hablan la lengua de la pérfida albión. Y lo hacía con aquella graciosa tonadilla de “Los hermanos Pinzones eran unos mari-neros, Que viajaban con Colón, Que era otro mari-nero.

Aunque parezca una tontería este formato de canción responde fielmente al principio básico de la sorpresa en el humor en base a la rima y la métrica. Estas nos generan una expectativa que rompemos, creando el gag, pero manteniendo la ambigüedad. Un recurso tan viejo como o el tartazo pero aun efectivo (y usado) hoy día.

Pero dejémonos de idas de pinzas y de pinzones y enumeremos algunos artistas hispanohablantes que hicieron de su música su humor o viceversa.

Obviaré de esta lista (que igual no es tan lista como parece) grupos de rock cómico como Siniestro Total, Los Toreros Muertos o Mojinos Escozios donde creo que el aspecto  musical prepondera sobre la comedia. Tampoco citaré autores que se incluirían dentro de la tradición de la canción satírica, heredera de la chanson francesa de Georges Brassens brillantemente representada en nuestro país por el maestro Javier Krahe.

No entraré tampoco en el formato de parodias de canciones conocidas cambiándoles la letra propio de shows televisivos o de las chirigotas de carnaval. Solo composiciones originales con fines humorísticos.

Igual son absurdas estas restricciones pero si no, sería inabarcable. En esta ocasión la lista es de comediantes que utilizan música o canciones como arma principal para crear humor.

Les Luthiers
Daniel RabinovichDifunto Luthier 

Somos los Rolling del humor, pero sin las chicas detrás.

Posiblemente el mayor grupo de música y humor en lengua hispana desde hace 50 años.

Recuerdo cuando youtube era campo y descubrí en aquellas viejas grabaciones en casetes la historia de Johann Sebastian Mastropiero. No podía para de reír. (Y de imaginar a mis padres buscando en la guía de teléfonos el número de un psicólogo.)

Me fascinaban aquello momentos de silencio en los que solo se oía la risa de publico y mi imaginación intentaba averiguar, basándome en el contexto que rodeaba esos mutismos, que era lo que resultaba tan gracioso.

Años después descubriría que el talento de Ravinovoch y compañía para hacer reír con canciones o con humor verbal era similar al que tenían para lograr comedia con silencios.

Personalmente Les luthiers, tanto en su humor como en su utilización de la música marcó mi etapa prealopécica y, posiblemente hoy día, aun los sigo plagiando.

Imposible no admirar la voz de Marcos Mundstock, siempre hilo conductor de esos espectáculos teatrales que, si no los conoces, recomiendo devorar de principio a fin. Desde que eran unos jóvenes melenudos en traje de etiqueta hasta que empezamos a ver los achaques de la edad. Con ellos me pasa como con George Carlin, puedes ver como fisicamente envejecen, pero su humor sigue tan lozano como siempre.

Podría seguir hablando de estos argentinos universales, su origen universitario con la Cantata Laxaton, sus miembros y sus desmembrados, sus instrumentos informales,... Pero mejor que hablen ellos. Y que canten. 

Leo Masliah

Tenía un poco la fantasía de ser concertista y en pequeña medida la pude hacer realidad porque toqué en algunos conciertos. Pero desde la niñez me gustaba mucho la canción; era fanático de Brassens, y de adolescente empecé a tratar de hacer cosas de ese tipo.

Leo MasliahBrassenista

Este artista uruguayo fue otra sorpresa que me llego desde el otro lado del charco en forma de cinta de cromo. Perteneciente también a esa corriente de humor inteligente (cuando aun no se estilaba ese absurdo epíteto en España) de humoristas universitarios como los mismos Les Luthiers o Monty Phyton. No en vano, sus narraciones o diálogos pseudoteatrales entroncan con Cortazar o el teatro del absurdo mucho más que con las anécdotas de “El club de la comedia”.

Cuarenta años de trayectoria artística, cincuenta discos grabados en estudio y en vivo, más de cuarenta libros (entre novelas, relatos, cuentos, teatro y poesía) y a pesar de ello el humor musical de Leo no es muy conocido en España. Pablo Carbonell versionó su “Corriente Alterna” y creo que es más un “artista de culto” o artista de artistas, muy a su pesar. Cuando en una entrevista le preguntaron si su publico minoritario en España se debía a los “localismos” respondió que Sting llenaba estadios y “sus textos son mucho menos entendibles en España que los míos.”

Académica Palanca
Miguel Vigil Académicopalanco

Yo hacía canciones muy serias, no tenía ni idea de tratar a los espectadores. Estuve dos años seguidos tocando tres o cuatro pases todas las noches en el mismo sitio. De ahí sales con un bagaje.

Miguel Vigil, Javier Bantanero y Antonio Sanchez, son tres cantautores que se pasan al lado oscuro de la comedia a finales de los años ochenta recorriendo garitos y saltan a “la fama” televisiva de la mano de programas como “Un, dos, tres” o “Noche de fiesta” del insigne productor y ventrílocuo Jose Luis y sus muñecos.

Aunque situados en una época un poco “oscura” para el humor patrio, (eso años noventa de las cadenas privadas con Mamachichos, cuentachistes e imitadores que imitaban a imitadores) he de reconocer que su utilización del humor y la música es de lo mas reseñable que recuerdo en estos lares.

Como curiosidad cabe mencionar que uno de sus miembros, Antonio Sanchez “el largo”, ya fallecido, es coautor de “Pongamos que hablo de Madrid” y guitarrista en la mítica Mandragora de Krahe, Sabina y Pérez.

Como ellos mimos dicen heredaron “de Woody Allen su amor por los hijos, de Les Luthiers su habilidad para disfrazar el humor clásico como humor inteligente y de Norma Duval su incapacidad para bailar.”

Riki Lopez

La idea de combinar musica y humor no fue algo premeditado, surgió de la manera mas natural del mundo. El motivo es que me gusta hacer canciones y hacer reír, así de simple.

Riki López Combinador

A finales del siglo XX en el famoso programa de Gomaespuma aparece esta mallorquín autodefinido como "cantahumor" y que poco a poco va haciéndose con un publico fiel que llena sus conciertos por donde quiera que va en su mas de 20 años de “carrerilla”

Como la mayoría de los comediantes musicales que hemos visto cimenta su carrera en sus potentes directos, donde mezcla el monologo con la canción de autor.

Riki López Jardinero

Yo soy cantautor cómico y en mi caso, efectivamente, la música es el medio y el humor el fin. Me costaría mucho subirme a un escenario y cantar canciones sin rebozarlas de risa, ni sabría por dónde salir de los jardines verbales en los que me meto, si detrás de ellos no llegara siempre una oportuna canción al rescate.


Posiblemente echareis en falta a alguno. Y yo a más. También podéis acusarme de que en el post anterior eran comediantes actuales y la versión en castellano hemos recurrido a varios cómicos al borde de la jubilación. Es cierto que existen comediantes que utilizan la música mas en el estilo de Lonely Island o Flight of the conchord como Alex O´Dogherty & La Bizarrería,  Berto & The Border Boys o Ángel Martín & Ricardo Castella pero al no ser esta faceta la más conocida o utilizada por ellos no me parecía justo incluirlos en esta lista.  Aunque así, a lo tonto, con enlaces subliminales, los he colado.

En otra ocasión hablaremos de canciones de humor sin restricciones. ¿Por que? Pues porque son divertidas.

Y los que me conocen no solo saben porque dedico un par de post a este tema si no que se extrañan de que haya tardado tanto en hablar de ello y tan poco. Y es que recurrentemente reincido en el humor cantado y eso que tengo una orden de alejamiento de la misma música que me impide acercarme a mas de medio tono de afinar. Lo cierto es que siempre que puedo he colado una canción en mis trabajos (Y a veces “una” es demasiado), me encanta escribir  musicales estúpido-humorísticos condenados a la ruina, e incluso un amigo me dice que soy de los pocos que tiene un libro con una canción. O que presento libros con canciones. (propios y ajenos). Pero no aprovecharé este blog para hacerme promoción. Ni siquiera un poco.

Comedia Cantada (VOS)

La música y el humor han estado unidas desde su más tierna infancia. Según Aristóteles, el origen de la comedia hay que buscarlo en las denominadas canciones fálicas, una especie de tonadas lascivas en honor al Dios Falo. Aunque no sabemos si lo de estas "canciones fálicas" era solo un burdo rumor.

Evitando tocar los bemoles con un recorrido histórico por juglares y comediantes varios solo citaré que el vodevil, como ya comentamos origen del stand up, tiene a su vez sus antecedentes en unas canciones humorísticas de moda en la Francia del siglo XV y originarias del valle de Vire. Eran conocidas como chansons de vau de Vire de cuya expresión francesa deriva la denominación vaudeville.

Como el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y yo últimamente y muy a mi pesar estoy cada vez mas humano, decido reincidir con el tema de las listas inútiles. Esta vez más inútiles que nunca y con rima. Comediantes que utilizan la música en sus shows. ¿Son los más importantes?, ¿son los mejores? ,¿los pioneros? Nop. Son solo cuatro. En realidad un solista, dos dúos y un trio. Es decir, ocho si nos ponemos matemáticos.

Para acotar un poco, hablamos de música en el humor que no el humor en la música, que es lo mismo pero no es igual. Para esto recomiendo la la lectura del libro de Benet Casablancas “El humor en la música: Broma, parodia e ironía.", un ensayo donde habla la Broma Musical de Mozart (una pieza intencionadamente torpe e imprecisa, pretendiendo parodiar a compositores de poca calidad) y otras gamberradas de compositores con peluca.

También hay muchos comediantes  como Steve Martin, Jimmy Fallon, Eric Idle,  Adam Sandler, Jack Black o Zach Galifianakis que tienen o usan música y canciones humorísticas en sus espectáculos pero, por delimitar un poco más este post, hablaremos solo de aquellos en los que el repertorio musical humorístico es su principal baza.

Verbigracia:

Tim Minchin
Tim Minchin      Músico Comediante

 Soy buen músico para un comediante y un buen comediante para un músico, pero, si tuviera que hacer una de las dos de forma aislada, no sabría.

Cuando me descubrieron a este australiano nacido y afincado en Inglaterra, ateo, racionalista, con los ojos pintados, pelirrojo de pelo alisado, tocando el piano descalzo, con una incontinente verborrea y gestos de psicópata lo primero que pensé fue... ¿cómo no lo conocí antes?

Bastante desconocido por hispanoparlantes, sus declaraciones y canciones subidas de tono han conseguido que su presencia en redes multiplique su fama entre aquellos que no dominan la lengua de Shakespeare y de Michael Robinson.

En su variado curriculum lo mismo coescribe el musical infantil de Matilda, que interpreta a Judas en última la versión de Jesucristo Superstar.

Si os gusta el estilo, aparte de sus shows grabados, os recomiendo el documental Rock n’ Roll Nerd rodado por una amiga que confiaba en su futuro éxito cuando su humor no pagaba el alquiler y lo siguió con su cámara desde 2005 a 2008. Ni siquiera ella esperaba que actuaría en Royal Albert Hall acompañado de una Orquesta Sinfónica. ¿Quién ha dicho que el stand up es únicamente un tipo solo ante un escenario?

Flight of the Conchords

Nos conocimos representando una comedia musical en la universidad y éramos lo peor. Es simplemente ridículo que nos haya ido tan bien.

Bret McKenzie One of the Flight

El duo musical cómico formado por Jemaine Clement y Bret McKenzie autoproclamado "el cuarto dúo neozelandés más popular de comedy folk, funk, rap y a cappella con digi-bongo y guitarras" alcanzó fama y reconocimiento cuando protagonizó en 2007 una sitcom para HBO que, con solo un par de temporadas, llegó a recibir una decena de nominaciones a los EMMY y convertirse en serie de culto.

Fue la serie la que me descubrió a este par de dos, recomendada también por otro amigo que se extrañaba de que no estuviera entre mis favoritas, lo que se solucionó tras visionarla. Pero aunque la serie tiene personajes formidables como el del representante o Kristen Schaal, la fan (de la que soy fan) y situaciones muy del estilo de la denominada nueva comedia (según confiesan basadas en sus propias y fracasadas experiencias) lo que realmente da el toque diferenciador son las canciones.

Canciones con las que siguen actuando como dúo aunque sus carreras por separados hoy día incluyan un Oscar por Mejor Canción Original a Bret por Man or Muppet y el interesante mockumentary de Jemaine What We Do in the Shadows.


Garfunkel & Oates
Riki Lindhome La otra Garfunkel

Nuestras metas como duo es hacer a la gente feliz. Y luchar contra el crimen.

Este otro dúo es uno de mis más recientes descubrimientos cómicomusicales gracias al especial de Netflix de 2016 Trying to be special.

Riki Lindhome (Garfunkel) y Kate Micucci (Oates) sacan sus seudónimos en homenaje a los que, según ellas, son los grandes segundones de sus respectivas dúos: Art Garfunkel y John Oates. Y ser segundón siendo dos, no te deja en buen lugar.

Han sido denominadas en varias ocasiones como el Flight of the Conchords fenemino. Supongo que porque también son dos y cantan canciones. Y ahí acaban las semejanzas. Aunque ambas formaciones en sus respectivos shows cuentan el día a día de unos músicos en su lucha por triunfar este es un argumento recurrente entre cómicos musicales (Véase por ejemplo Tenacius D o Spinal Tap antes que los Conchords). Por eso creo que no tiene sentido definirlas como versión femenina de estos ya que, entre otras cosas, el humor de ellas es mucho mas explicito y subido de tono que el de los neozelandeses.

Quizá tambien es debido a pertenecer a una generación algo mas joven que aquellos, lo que hizo además que sus inicios fueran como fenómeno viral de internet.

Como friki curiosidad para los amantes de las series. La canción que Howard le canta a Bernardette en la serie The Big Bang Theory es obra de este par de elementas.


THE LONELY ISLAND

Espero que no empiecen a tomarnos en serio. Esto es solo comedia. 

Akiva Shaffer Uno de tres

La penúltima hornada del legendario programa Saturday Night Live nos brindó el bautismo televisivo de este trio autodenominado los “mejores raperos falsos del mundo”.

Akiva Schaffer, Jorma Taccone y Andy Samberg,(este ultimo miembro del elenco y los otros guionistas) estrenaron en sus Digital Shorts videoclips por los que pasaron como estrellas invitadas, entre otros, Justin Timberlake, Akon, Lady Gaga, Betty White, James Franco, Natalie Portman o Michael Bolton (Impresionante su especial San Valentin en Netflix. Es la segunda vez que cito en el post esta plataforma. Espero que me hagan descuento)

Y no solo es que sus canciones se convirtieran en éxitos virales sino que “Dick in a box” se llevó un Emmy como Mejor música y letra original y “I’m on a boat” con el rapero T-Pain, fue nominado a los premios Grammy 2010 como Mejor colaboración de rap/cantada.

El año pasado estrenaron el falso documental Popstar: Never Stop Never Stopping casi tan divertido como el Never Say Never de Justin Bieber.

Y como muchos echaréis de menos que se cante en cristiano y un listado que se precie debe tener su secuela os emplazo al próximo post con un:

Continuará...