Hay temas más cómicos que otros. Eso es un hecho confirmado por cientos de científicos de la comedia que se pusieron una bata para afirmarlo y millones de opinadores sobre cualquier cosa que podemos leer en redes sociales, periódicos pagados por el Banco Santander y otros lupanares.

¿De qué hablo entonces para que sea cómico? ¿Cuales son los "temas cómicos"? 

Ante la carencia de un listado en el BOE o un pregón del ayuntamiento que lo aclare (noteloperdonarejamascarmena) para intentar ser un poco más concreto busquemos temas por eliminación.

¿Qué temas no son cómicos?

More...

Seguro que más de una vez has escuchado aquello de que no se puede hacer comedia con determinados temas, ya sean religiones, enfermedades terminales o señores que fuman en pipa. Esto último pasó en el semanario satírico “El Jueves”. Recibieron una carta quejándose del desprecio con el que trataban a los fumadores en pipa en sus viñetas. Y es que cuando se superan unos limites es lógico que la gente proteste.

Pero no voy a hablarte de los límites del humor o si hace falta tener el pasaporte en regla para cruzarlos. Aunque según un reciente acuerdo entre Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, el FMI y un señor de Cuenca que pasaba por ahí, los límites del humor unicamente podrán ser traspasados cuando nos encontremos en aguas internaciones, ya que la naturaleza jurídica del alta mar es la de "patrimonio común de la humanidad" y si alguien se siente ofendido: “pelillos a la mar”.

Incluso sin meternos en el tema de lo políticamente correcto (predominante en un país políticamente incorrecto como el nuestro) hay simplemente temas de los que no parece posible sacar comedia pues: “eso ya se ha dicho”, “ya están muy vistos” o “no tienen gracia”.

¿Voy a volver a hablar de las madres?, ¿otro chiste sobre Rajoy?, ¿qué tiene de gracioso ir al pedicuro?

Veamos que tienen de acertado estas afirmaciones.

"Eso ya se ha dicho".​

Aristófanes, que era un señor griego que escribía comedia para gente con túnica, criticaba con humor en sus obras la actuación de la clase política acusándoles de ambición excesiva, corrupción, egoísmo, demagogia, utilización de instituciones como arma en la lucha política, acaparamiento de cargos públicos... ¡Cómo estaban las cosas en la Atenas del Siglo V antes de Cristo! Seguramente por culpa de Txipras.

"Hermano Lobo" tan actual como "El jueves"

Por poner un ejemplo un poco mas cercano, en una de las últimas  elecciones (yo ya perdí la cuenta de cual), dado el enrarecido clima político se habló mucho de la portada de la revista “Hermano Lobo” en la que un político en un mitin atemorizaba a los electores con su proclama “¡O nosotros o el caos!” a lo que los allí congregados respondían: “El caos, el caos”. Y el político remataba: “Es igual, también somos nosotros”

Esta viñeta, que parecía escrita para la más ferviente actualidad fue dibujada hace más de 40 años.

Y es que si hablamos de temas tan universales como la opresión del poder, ricos y pobres o corrupción, posiblemente encontremos viñetas alusivas en pinturas rupestres.

¿Debemos pues dejar de hablar del tema porque “ya se ha dicho”? Igual se ha dicho, pero parece evidente que no se ha escuchado.

"Ya está muy visto".

Cuando empece a escribir mi primer monólogo cómico (hace tanto de eso que todo internet era campo) pensé que los temas de los que se hablaban : las relaciones de pareja, las madres, etc... estaban ya muy vistos y que aquello no podía estirarse mucho. Si consideramos que la fiebre de los monólogos en España acababa de comenzar y que más de una década después se sigue hablando de esos temas con éxito, dejando de lado mis nulas posibilidades de ser considerado el Nostradamus de la comedia, parece que el hecho de que esté o no esté visto no afecta a las risas del respetable.

Porque el concepto es que no hay que hablar de las madres, si no de tu madre (sin animo de ofender).

Judy Carter en su libro “Stand-up comedy: The book” recomienda elaborar material a partir de los propios miedos, defectos o particularidades socioculturales. “No es solo una madre alcohólica. Es material de escritura”. Eso es ver el vaso medio lleno. Lo de la hija y lo de la madre.

Judy CarterStand-up comedian literaria.

Lo duro de crecer con un madre alcohólica es que no hace un buen trabajo ayudándote con las tareas domésticas.

Los cómicos de mayor éxito basan su material en temas que realmente les tocan: Ser negro, ser gay, quedarse embarazada, envejecer, la política económica del PP…

No vale hacer chistes de tu suegra porque sí. Tienes que haber vivido a una suegra como la que cuentas para que realmente funcione.

No tiene sentido reírnos o criticar al gobierno si en realidad le votas (y esto vale incluso cuando no te dedicas a la comedia).

Tienes que creer en ello y para eso tiene que tocarte.

Incunable del humor español en gasolineras.

Evidentemente puedes cimentar tu carrera como cómico en chistes sobre suegras y mariquitas. Tenemos gloriosos ejemplos en el panorama nacional. Si es tu caso, te recomiendo que dejes de leer el blog y te consigas en alguna gasolinera un cassete de Arévalo con sus chistes de camioneros, de gangosos o de mariquitas. Hay muchos volúmenes y suelen venir con una obertura musical “A reír con las cosas de Arévalo” no apta para melómanos .

Creo que no los han reeditado en cd ni en bluray así que supongo que posiblemente para conseguirlas tengas que retroceder en el tiempo un par de décadas... o poner TVE.

​"No tiene gracia"

Es posiblemente el único factor que influya. Si tiene o no tiene gracia. Pepe Colubi comenta que el limite del humor es justo ese. Pero no depende del tema que elijas. Si no de tu implicación con el mismo.

Si hablas de lo que te afecta, de lo que te importa, de ti. Ese es el punto de partida.

Si a ti no te interesa el tema, que eres tu primer público, es difícil que pueda interesar a más gente. Piensa que en un primer momento tienes una sola persona de audiencia (tú) y has escogido un tema que no te interesa demasiado. Estadísticamente la cosa empieza regular.

Todos los grandes comediantes tienen en común hablar desde el dolor, desde el odio, desde lo que de verdad les afecta.

Tu madre es sin duda una madre singular (porque si no serían varias madres) y esas cosas que tanto te sacaban de quicio puede ser un tema para tu comedia. No porque les pase a otros si no porque te afecta a ti. La crítica política de Aristófanes podría ser valida en nuestros días con Mariano Rajoy entunicado repitiendo en bucle cual oráculo de Delfos: “Somos sentimientos y tenemos seres humanos”. Y posiblemente si vas al pedicuro, volverás con material para escribir comedia. O quizá vuelvas con ganas de dedicarte a la pedicura. O de comerte unos callos. Se han dado casos.

Muchachada Nui dando una gran lección surreal y real  sobre temas cómicos en los monólogos. 

Leave a Reply 0 comments

¿Quieres consejos para mejorar tus monólogos? Consigue gratis el video donde te los cuento.
x