Por el solo hecho de cumplir años y no morir en el intento la gente piensa que sabes cosas. Y encima yo, que tengo voz grave y sé modularla, parece como que sé de lo que hablo.  Hay gente que se te acerca a preguntar cosas raras como “¿Qué hora es?”, “¿Por aquí se va a la plaza mayor?” o “¿Quieres ser la madre de mis hijos?”. Por educación y por cobardía genética suelo contestar a todos, aunque no sepa muy bien qué decir. Y eso hice cuando se me acerco un chico la otra noche después de un show y me dijo:

Quiero escribir comedia. ¿Por dónde empiezo?

More...

Indudablemente por el principio. O puedes empezar por la mitad y luego ir para atrás y luego hacía adelante en homenaje a George Lucas. Sea como sea, lo primero es ver mucha comedia.

De todos los estilos. En todos los formatos: Libros, películas, monólogos, sketches, comedias clásicas, humor negro, humor costumbrista,… En todo hay aprendizaje. Desde Shakespeare a Mariano Ozores todos tienen algo que enseñarte. Y no hablo del destape.

¿Por dónde empezar? Pues depende de gustos.

Si eres fans de las series de humor tipo sitcom como How I met your mother o The Big Bang Theory puedes ir retrocediendo a clásicos como Friends, Seinfed, Frasier, Cheers, Las chicas de Oro y así, si quieres, hasta hasta la primera comedia de situación de la historia: I Love Lucy protagonizada por Lucille Ball y Desi Arnaz, que empezó siendo solo un sketch dentro de un programa, para acabar tomando entidad independiente.

"I love Lucy" El nacimiento de la sitcom

Y si te gustan ese tipo de historias de enredo, con mucho ritmo y personajes excéntricos, deberías empaparte de la comedia clásica de Hollywood. Concretamente esa que se denomina screwball comedy. Los personajes de la screwball, al igual que en las sitcom, son atípicos, raros, un poco patosos (influencia del cine mudo), ingenuos, excéntricos y suelen pertenecer a las clases adineradas(influidos por la alta comedia). Este tipo de comedia enloquecida como Bringing Up Baby (La fiera de mi niña,1938) de Howard Hawks o Arsenic and Old Lace(Arsénico por compasión,1944) surge en los años 30-40, coincidiendo con la gran depresión y la necesidad de escapismo de la empobrecida y pesimista sociedad norteamericana. Y, aunque algunos autores afirman que esta etapa finaliza con la 2ª Guerra Mundial, se considera que uno de los mejores exponentes de este género es Some like it hot(Con faldas y a lo loco, 1959),de Billy Wilder. Cualquier comedia de Wilder, de Lubistch y de Preston Sturges te hace preguntar para qué seguir haciendo comedia si ya la han hecho ellos lo mejor que se puede.

Y si quieres seguir retrocediendo podemos llegar hasta Plauto, que no es el perro de Micky, sino un romano que hacia teatro. Un titiriterus.

Plauto, fue un joven actor y se convirtió en el el comediógrafo latino más influyente. Para que luego digan que los actores solo se convierten en camareros.

En sus obras, utilizaba personajes que siguen vigentes hoy día como el Miles Gloriosus, un soldado fanfarrón que presume de valiente y al que vemos temblar de pies a cabeza al menor ruido. O la figura de el avaro presente Aulularia o La comedia de la olla.

Su tramas de enredo con quid pro quo (un personaje se dirige a otro tomándolo por quien no es), enlazan directamente con la comedia moderna, la comedia del arte,la screwball comedy, la sitcom, etc…

Y si te gusta el humor sin palabras de Mister Bean deberías ver algún espectáculo de Tricicle y navegar por las sinuosas aguas del cine mudo y del slapstick.

Aprender de ellos cómo se hace comedia sin usa las palabras y cómo evoluciona. El héroe de slapstick nunca se rinde. La lucha con la autoridad de Chaplin se vuelve cáustica con Los Hermanos Marxs y llega a su grado sumo con Lenny Bruce.

¿Prefieres el humor absurdo? Muchachada Nui, Faemino y Cansado, Gila... ¿Y el Teatro del absurdo? Ionesco, Beckett, Arrabal, Mihura, Alfred Jarry...

Caracterizado por tramas que parecen carecer de significado, diálogos repetitivos y falta de secuencia dramática,el teatro del absurdo tiene fuertes rasgos existencialistas y cuestiona la sociedad y al hombre.

Eugène Ionesco dijo de su propio trabajo como dramaturgo: “Comencé a escribir para el teatro porque lo detesto”. El origen de su primera obra, “La cantante calva”, es curioso, pues el mismo autor relata que sacó la idea primordial de un método de aprendizaje del inglés, considerando las absurdas frases que tenía que repetir.

Samuel BeckettDramaturgo Absurdo

El Cliente: Dios hizo el mundo en seis días, y usted no es capaz de hacerme un pantalón en seis meses. 

El Sastre: Pero señor, mire el mundo y mire su pantalón. ​

Hay que ver y leer de todo. No es bueno dejarse llevar por ideologías. Miguel Mihura es un genio del humor y, aunque está mal visto decirlo, su ideología estaban más cerca de los señores con bigote y pipa que de los de hoz y martillo.

Woody Allen. Mejor cómico que padrastro

Y tampoco merece la pena dejarse influir por su vida personal. No me gusta Woody Allen porque es un pederasta. En todo caso, si eres una niña de 15 años no te recomendatoria que quedaras a cenar con el pero no puedes dejar de ver algunas de las obras cumbres de la comedia cinematográfica.  O Bill Cosby, uno de los mejores cómicos de su generación (con un humor muy blanco para ser negro) que antes de ser famoso por estar acusado de acosar sexualmente a decenas de mujeres lo era por entretener a millares de personas con shows de dos horas y media en los que la audiencia no paraba de reír.

Imbuido estaba en mi discurso cuando el chico aprovechó una pausa que hice para tomar aliento y dar un sorbo a mi cerveza e intentó aclararme su consulta.

Todo eso está muy bien, pero yo me refería a por dónde empiezo a escribir un monologo. Cuales son las primeras líneas. Me resulta tenso salir al escenario y hablar sin más.

Mm. Eso sí que es difícil. A todos nos pasa...

Leave a Reply 0 comments

¿Quieres consejos para mejorar tus monólogos? Consigue gratis el video donde te los cuento.
x