Estás en un escenario haciendo comedia y nadie se ríe. Hay un silencio sepulcral. La típica bola de matojo rodante cruza el escenario después de cada frase que dices. El tiempo pasa muy despacio, pero envejeces muy deprisa. Es una pesadilla. Esto no puede estar pasando. De pronto, cierras los ojos, te pellizcas y te despiertas... En el mismo escenario y con el mismo público que no se ríe.

More...

Las risas enlatadas

A mí nunca me ha pasado, pero “un amigo” me contó que es una de las peores experiencias para un cómico. Yo... que diga él... que siempre ha sido un enemigo a ultranza de las risas enlatadas en la comedia (esas risas grabadas a las que recurren en muchas series para enseñarnos dónde hay que reír y dónde no, por si no lo tenemos del todo claro)... ¡Cómo hubiera deseado (mi amigo) llevar unas cuantas de esas latas en la mochila e ir abriéndolas detrás de cada gag!

¡Pero si este mismo material lo hice anteayer en otro sitio y funcionó como un tiro!¿Por qué ahora solo quiero darme un tiro y acabar con esto de una vez?

Es la última vez que actúo en tanatorios.

Lo peor es que esta escena de terror psicológico es más habitual en la comedia de lo que parece.

Según sus propias palabras o la de testigos presenciales bajo juramento, humoristas consagrados como Woody Allen o Faemino y Cansado y, me atrevería a decir, la practica totalidad de cómicos han tenido actuaciones en las que nadie se ha reído.

Pero, ¿qué pasa si estoy subido en un escenario y la gente no se ríe?

Si estás haciendo comedia el problema es bastante parecido a estar interpretando Hamlet de Shakespeare y que la gente se ría. (Otra anécdota que le pasó a “mi amigo”).

Podemos ver el vaso medio vacío o medio lleno. Lo que es seguro es que muchos recurrirán al alcohol.

El fracaso es una medalla de honor; significa que al menos se arriesgaron. Si no se arriesgan a fracasar entonces nunca serán capaces de hacer algo que sea diferente a lo que han hecho hasta ahora, o a lo que alguien más haya hecho

Charlie KaufmanGuionista del Fracaso

¿Quiero eso decir que si nadie se ríe soy un genio incomprendido?

Tampoco es eso. Aunque es una actitud que tranquilizará a tu ego. Puedes creer que eres un adelantado a tu tiempo. Sobre todo si actúas un poco antes de otro cómico que sí consigue risas. En ese caso serías un adelantado a tu tiempo, concretamente media hora.

El fracaso es un estupendo termómetro para medir ciertas cosas y seguir trabajando de cara a mejorar. De muchos fracasos surgieron éxitos (de otros suicidios, pero no hablaremos de ello). La constancia, el esfuerzo y el trabajo ayudan a solucionarlo. De los fracasos se aprende tanto como de los éxitos. A veces incluso más.

Eso sí, si va pasando el tiempo y la gente sigue sin reírse, igual convendría decantarse por el drama, la tragedia, o la puericultura.

Ya a principios del XIX el publico reía o no

El problema es que en este oficio se cumple el lema de “El cliente siempre tiene la razón”. Y el cliente es el público, y la razón no es el periódico.

Evidentemente si eres un cómico que haces chistes sobre lo dura que es la vida cuando cumples treinta años y actúas en un asilo de ancianos, o si actúas en suecia y tú no sabes sueco y ellos se hacen los suyos, o hablas sobre las redes sociales y los whatsapp ante una tribu amazónica que vive aislada de la sociedad , pues hay un problema que igual no depende únicamente de ti.

Marcos Mundstock, la voz de Les Luthiers, dice que el humor no es una cuestión de países sino de sectores de publico, de “clientela”. “Es importante que haya gente necesitando el tipo de humor que hagas y que esté dispuesto a “comprartelo”.

Comentan que Larry David (cocreador de “Seinfeld” y creador y protagonista de “Curb Your Enthusiasm”) cuando hacía stand up, se subía al escenario y, si el público no le gustaba, se bajaba al minuto de subir sin mediar palabra.

En el año 2002, Jerry Seinfeld hace un recomendabilísimo documental llamado Comedian donde podemos ver los miedos, el quedarse en blanco, el trabajo continuo como herramienta de mejora, y el publico que no se ríe... ¡Con uno de los comediantes más exitosos de los años 90! En este extracto del mismo, Jerry prueba material en un local sobre la premisa “El público tiene la razón”.

Indudablemente nuestro objetivo como comediantes el lograr la risa. Pero no a cualquier precio. El justo para poder pagar el alquiler y comer un par de veces al día.

Leave a Reply 1 comment

¿Quieres consejos para mejorar tus monólogos? Consigue gratis el video donde te los cuento.
x