Umberto EcoEl nombre de la Rosa

La risa es la debilidad, la corrupción, la insipidez de nuestra carne. Es la distracción del campesino, la licencia del borracho... la risa sigue siendo algo inferior, amparo de simples, misterio vaciado de sacralidad para la plebe. 

Igual es un poco exagerado, pero así son los curas, que esto de la risa nunca lo han llevado bien. Y mira que lo suyo es muy parecido a lo de los monólogos. Un señor solo en un escenario contando sus movidas e intentando captar adeptos para que vengan a verle en el próximo show.

More...

En las raras ocasiones en que he asistido a un espectáculo eclesiástico siempre eché de menos frases del tipo “¿No os ha pasado nunca que estáis consagrando una hostia y...” o “Viniendo hacia el altar me cruce con un monaguillo que...”

Sin embargo la religión católica históricamente nunca se ha llevado bien con el tema de la risa. (No voy a hablar aquí de la religión musulmana porque con Mahoma no hay huevos)

Según las reglas monásticas del siglo V la risa es "La forma más terrible y obscena de romper el silencio” y como para ellos el silencio era la “virtud existencial y fundamental de la vida monástica”, ergo la risa es “gravísima violación."

Recomendaban incluso reprimirla (la iglesia y la represión siempre se han llevado muy bien).

Cuando la risa está por estallar hay que prevenir, como sea, que se exprese. O sea que, entre todas las formas malignas de expresión, la risa es la peor.

Benito de Nursia  Santo Varón

Estas cosas se modernizaron porque la iglesia se moderniza (Ya perdonó a Galileo hace un par de décadas por aquella blasfemia de decir que la tierra gira alrededor del sol) y al igual que decidió destrozar, digo dejar entrar la música de Simon y Garfunkel o Bob Dylan con gloriosas adaptaciones, el humor cristiano se ha visto representando en las últimas décadas incluso con espectáculos de stand up comedy a los que estuve enganchado durante una temporada. Pero dejemos de lado las drogas duras.

Para mí,como cómico (o lo que quiera que yo sea), la risa es fundamental.  Y es que la comedia tiene una ventaja frente a otros géneros: Su respuesta es inmediata.

Se atiene al esquema E-R (estimulo -respuesta) base del condicionamiento clásico. A un estimulo (el gag) debe seguirle una respuesta (la risa).

Las perrerías de Pavlov a su perro

Confesaban los componentes de Tricicle entre risas que, entre sus “trucos cómicos”, estaba poner al principio de cada espectáculo un gag muy bueno cada treinta segundos de manera que “el músculo de la risa” se relaja y ya van riendo con gags un poco más reguleros.

Imagino que habréis oído hablar del Perro de Pavlov, ese que al final salivaba cuando sonaba la campana sin necesidad de que hubiera comida de por medio. Pues en este caso el can es el público, el fisiólogo ruso el comediante, la saliva la risa, la comida el gag bueno y la campana el gag regulero.

Experimentos aparte los que es cierto es que “El humor sólo tiene un baremo: hace reír o no hace reír” Parece que dijo William Goldman, guionista célebre (“Dos hombres y un destino”, “Todos los hombres del presidente” “La princesa prometida”) del que, si tienes un mínimo interés por la escritura no puedes perderte "Las aventuras de un guionista en Hollywood"

Quiero aclarar que reír no es ir dos veces y que cuando digo “risa” o “hacer reír” hablo en el sentido más amplio del concepto. Existen diversos tipos de risa/reacción ante la comedia pero el silencio no suele ser ninguna de ellas.

Es distinta la risa de la pedorreta que la risa incomoda que se produce ante el humor negro o un chiste políticamente incorrecto. O la risilla nerviosa de ese posthumor que mas que risa da vergüenza, o la risa que anteceda esa situación que sabemos que va a ocurrir (El denominado efecto tartazo nanonianononiano: Hay una tarta, un señor y todos sabemos que la tarta va acabar en la cara del señor pero aun así produce risas.)

Cuando dices algo y obtiene una reacción te ayuda a la hora de mejorar. Es lo que en cualquier campo se denomina retroalimentación o feedback. El arte alimenta y la risa, en la comedia, retroalimenta.

No siempre, claro. A veces trabajamos en programas con público pagado que se ríe cada vez que hay un silencio sin importar lo que digas. Ahí puedes incluso dejar las frases a la mitad... ¡Que se joda el predicado! ¡No lo necesito!

Los hermanos Marx en las películas que hicieron con Irving Thalberg para la metro iban de gira con una versión teatral de la película que iban a hacer para testar la comedia y ver qué funcionaba y qué no. Indudablemente eso no siempre es posible pero incluso en cine existen los famosos test screenings o pases previos que se hacen de películas antes de el montaje definitivo. Películas como “Aterriza como puedas” de Jim Abrahams, David Zucker y Jerry Zucker, o “El jovencito Frankestein” de Mel Brooks deben mucho de su ritmo cómico definitivo a las primeras reacciones del público que utilizaron para mejorar y/o suprimir gags.

Robert McKee el gurú norteamericano del guionismo, dice que la comedia es un género odiado por los críticos, porque no les da mucho juego: si la gente se ríe, la comedia funciona. En caso contrario, por mucho que se trate de explicar las razones del gag, da igual: no es bueno porque nadie se ríe.

Terry Jones indignado ante tu desconocimiento.

¿Y por qué no sabemos cuando se van a reír y cuando no?

Terry Jones decía que lo prefería así: El misterio de qué será gracioso y qué no. Si fuera un mecanismo de relojería posiblemente se eliminaría el elemento sorpresa, la carcajada espontánea.

¿No sabéis quien es Terry Jones? ¿Ni Monty Phyton? Abandona ahora mismo la lectura de este blog, visiona con detenimiento las obras de este grupo cómico ingles y flagélate repitiendo “Como no conocía a Monty Phyton mi vida no era completa”. Una vez terminado puedes continuar la lectura de este post.

Yo creo que el objetivo como cómico es la búsqueda de la matemática del humor. La búsqueda… porque esa matemática no existe. Pero en el camino está el resultado.

Porque explicar un chiste es lo peor que se puede hacer para que no tenga gracia. Así que explicar cómo se hace un chiste es lo peor de lo peor. Pero hay que intentarlo si queremos hacer comedia. No solo de misterio vive el cómico. Aunque es un misterio de qué vive un cómico.

Leave a Reply 0 comments

¿Quieres consejos para mejorar tus monólogos? Consigue gratis el video donde te los cuento.
x