Los Mandamientos de Bill Hicks

Moisés nos legó unas tablas con 10 mandamientos que, según comentan, se las habia pasado una zarza ardiendo o algo parecido. Y el genio de Bill Hicks dejó escritos no diez, si no 12 (chúpate esa, Moi) en la pared de un comedy club de Atlanta posiblemente después de ver zarzas ardiendo y otros delirios derivados de la ingesta de quién sabe qué sustancias.

More...

Al menos eso nos cuenta (lo de los mandamientos en la pared, no lo de la drogas) en un post el comediante americano Chris Hardwick que encontró allí la respuesta a su eterna pregunta “¿Cómo ser cómico?” respondida por uno de sus ídolos.

Bill Hicks ha sido llamado comediante de comediantes, sucesor generacional de cómicos como Lenny Bruce, Carlin o Pryor y predecesor de otros humoristas ácidos como Louie CK, Chris Rock o la caustica corriente inglesa de stand up (no en vano su crítica del sueño americano tuvo gran éxito en la Pérfida Albión) o, como él se denominó en alguna ocasión “un Chomsky que hace chistes de pollas”.

Echa un ojo a cualquiera de sus especiales si te gusta la comedia crítica ante una sociedad capitalista, militarizada e hipocritamente antidrogas y, si quieres saber más sobre él, al interesantisimo documental “American: The Bill Hicks Story” donde vemos el origen y evolución de este cómico que murió de cáncer con tan solo 32 años. Parafraseando al propio Hicks “Vivimos en un mundo donde Bill Hicks murió de cáncer y Bertín Osborne sigue haciendo shows en Gran Vía”

Bill HicksHilarante

Siempre es gracioso hasta que alguien sale herido. Luego es realmente hilarante. 

Los principios de la comedia de Bill Hicks:

1. Si puedes ser tú mismo en el escenario nadie más puede ser tú y tienes la ley de oferta y demanda cubierta.

Es posible que quieras ser otro (que salga mejor en las fotos), pero no hay nadie que pueda hacer mejor de ti que tú. Quizá Javier Bardem le diera un toque interesante pero no será tu toque.

2. El acto es algo en lo que te apoyas cuando no puedes pensar en nada más que decir.

Entiéndase el acto como tu rutina cómica y no como acto sexual o coito. Bill era partidario de una comedia jazzistica donde se improvisa a partir de una partitura a la que se va regresando recurrentemente.

3. Sólo haz lo que creas que es gracioso y no lo que piensas que les gustará pero no te parece chistoso a ti.

Tú eres el primer público de tu material. Si a ti no te gusta, estás perdiendo el 100% de tu primer target.

Miles de no fumadores se mueren a diario, así que tengan cuidado. 

Bill  HicksFumador

4. Nunca preguntes al público si es gracioso. Diles que es gracioso.

Además si se ríen: es gracioso... Si no se ríen... ¿para qué preguntar?

5. No estas casado con nada de esta mierda ––si algo sucede y te desvía por una tangente, NUNCA regreses y termines un pedazo, solo continúa.

Un amigo comediante lo llamaba running back (en referencia al running gag), volver atrás para explicar algo que se quedó en el tintero pero que ahora ya está demasiado lejos.

6. NUNCA le preguntes al publico “¿Cómo estáís?” La gente que lo hace es porque no se le ocurre una línea para empezar. Vinieron a que tú les dijeras cómo están; hacer esa estupida pregunta de entrada solo te hunde en un hoyo. Este es el Error Más Común de los comediantes. Quiero irme en el momento que alguien dice eso.

También es muy típico lo de “Hola, me llamo...” o pedir un aplauso... sin ningún gag o chiste de entrada.

7. Escribe lo que te entretenga. Si no puedes ser gracioso, sé interesante. No por eso has perdido a la audiencia. Ten algo que decir y luego dilo de forma graciosa.

Tener algo que decir ayuda. Ya lo dijo Eurípides: "Si tienes palabras más fuertes que el silencio, habla. Si no las tienes, entonces guarda silencio.” Y Euripides era un griego que sabia mucho y más que se callaba. 

8. Cierro los ojos y camino hacia el escenario y allí es donde empiezo. Honestamente.

Antes de cerrar los ojos mira si hay un escalón. Por lo demás, bien.

9. Escucha lo que estas diciendo, pregúntate, ¿Por qué estoy diciendo esto, es necesario? (Esto filtrará todo tu material y dejará fuera palabras innecesarias, economía de palabras)

William Shakespeare dijo “la brevedad es el alma del ingenio.” Y lo dijo en inglés, que tiene como más peso. Se trata de dar la información justa para entender el gag y evitar palabras innecesarias que solo debilitan el efecto cómico. “Van dos y se cae el de en medio” No necesito mas datos, ni como se llaman esos dos, ni por donde van, ni dónde caen.

Bill HicksMártir

Muchos cristianos llevan cruces alrededor de sus cuellos ¿Realmente creen que cuando Jesús vuelva va a querer ver una puta cruz?

10. Apela a la más alta inteligencia del lugar. No hay público malo, solo malas decisiones.

Véase “Esto no lo van a entender la señora de cuenca

12. Amo mis raíces locales. Conoce a tu familia, hazte amigo de ellos.

No sabemos si al llegar aqui había consumido demasiado alcochol y le dio por la exaltación de la patria y la familia pero no deja de ser cierto que la comedía parte de ti, de donde eres y de quien te rodea. Por mucho que lo intentes si has nacido en Soria y tus familia es católica, no puedes ser Woody Allen que se crió en Brooklyn y su familia es judía ya que no tienes los mismo referentes. Puedes ser, eso sí, el Woody Allen de Soria.

Leave a Reply 0 comments

¿Quieres consejos para mejorar tus monólogos? Consigue gratis el video donde te los cuento.
x